lunes, 1 de enero de 2018

2018: ¿Qué nos espera despues de las 00:00 horas del dos de enero?

Por Jorge Peña Ninomiya
Twitter: @JorgeMantaro

El último tercio de 2017 nos muestra un panorama poco alentador tanto para los ciudadanos como para el país. Estamos en una tormenta que probablemente termine siendo un huracan categoría cinco debido a el choque de trenes que se vislumbra entre las tres alianzas o coaliciones del PRI-Verde-NA, PAN-PRD-MC y Morena-PT-PES.

Vamos por partes. Hasta el momento solo hay una alianza que se puede decir que ya está planchada y lista para enfrentar las elecciones en 2018 que no solo serán las más intensas en la historia del país sino que también serán las elecciones donde más puestos de elección popular estén en juego. El PRI-Verde-NA tiene a su favor que son ya viejos conocidos y si bien en los membretes tanto el Verde como Nueva Alianza también tienen como candidato a José Antonio Meade, en los hechos es el candidato del PRI y de ganar será solo presidente del PRI como ocurrió en 2012 y como ha ocurrido en elecciones de gobernadores y alcaldes a lo largo de los años.

La alianza “Por México al Frente” esta sujeta con alfileres que bien pueden desprenderse de no llegar a un acuerdo que satisfaga las ambiciones de Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado que aun cuando los primeros dos ya no son dirigentes nacionales de sus partidos, en el fondo son los que palomearán que grupos serán los bendecidos con candidaturas y otros puestos de elección popular que son principalmente las plurinominales que son las más peleadas y las que más antojan a las y los políticos pues si obtienen una buena posición, asegurarán tres o seis años de vivir de los recursos públicos y así extender sus redes de poder. De tronar esta alianza los sacaría de la jugada y desde un inicio la elección sería entre Morena y el PRI.

¿Qué tan fuerte está la alianza Morena-PES-PT? Pues es una moneda al aire ya que los asesores de AMLO y los cabilderos tienen que sopesar si la alianza con Encuentro Social les dará más votos que los que están perdiendo desde que se registró el tabasqueño como precandidato por ese partido. Desde ese entonces una buena cantidad de seguidores de AMLO en redes sociales ha mostrado su rechazo y también otra buena cantidad ha doblado las manos como siempre lo han hecho y aceptan ciegamente lo que López Obrador haga.

Por otro lado las pre campañas y las campañas serán un dolor de cabeza para la ciudadanía pues estarán siendo bombardeados por millones de spots en radio y televisión que a mi parecer en lugar de beneficiar e incentivar el voto, produce el efecto contrario. El 1ro de julio la gente solo querrá que esto termine y esperarán que la elección no termine provocando conflictos postelectorales que parece que ese rumbo es el que será tomado ya que Andrés Manuel ya lo dijo “habrá fraude en 2018” ¿Qué podemos hacer? Absolutamente nada ya que a este señor se le permite todo y aun después de 12 años sigue mandando al diablo las instituciones mas no así las prerrogativas que recibe mensualmente su partido a nivel estatal y nacional.

La única solución que se puede dar para las siguiente elecciones es disminuir la cantidad de spots, el dispendio en las campañas donde se gasta gran cantidad de dinero en suvenires como playeras, gorras, plumas, comales, estufas, renta de espectaculares, miles de personas contratadas para hacer la labor territorial como es el barrido de colonias o el estar en los cruceros. Se ha sugerido tanto por candidatos como por organizaciones no gubernamentales y políticas que en lugar de los spots se deberían disminuir drásticamente y en lugar de estos optar por hacer más debates y ponencias donde el ciudadano logre contrastar un proyecto de otro.

Creo que si la gente entendiera que cada gorra, playera, despensa, souvenir proviene de sus impuestos, probablemente la sociedad rechazaría dichas dádivas. Esos recursos pueden ser mejor aprovechados aumentando el presupuesto destinado a la investigación, ciencia, tecnología, apoyo a micro y mini empresas, educación de calidad, mayor presupuesto a universidades públicas, servicios de salud y una mayor cobertura de estas a grupos vulnerables.

No hay parto sin dolor y los impuestos a nadie le gustan y por eso se llaman así. No es algo que este posibilidad de negociación pero lo que si podemos negociar es precisamente el uso que se le da a estos y como van a repartir el pastel cada año en el Presupuesto de Egresos de la Federación donde cabe aclarar que casi la mitad de esos recursos son para pagar sueldos a nuestro obeso aparato gubernamental con sus aviadores, gran cantidad de burócratas que están allí incluso cumpliendo la misma función varias veces de otros burócratas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario